miércoles, 29 de junio de 2011

HOMENAJE AL LIBRO

Mi pupila iluminada de tu presencia
arde en tu mirar.

Mis ojos viajan irascibles de poder
en el instinto de conocer.

El intenso veneno
se sumerge en el iris del tiempo.
Mi cruda realidad
traspasa las fronteras
de mi eterna ficción
y se intensifica mi norte en el pensamiento.
¡Sólo un encuentro!
Y eres silencio, arquitecto,
creación en mi ocaso peregrino.

Eres madrugada meciendo protagonistas,
batallando desiertos en los retratos del destino.
          
Unges la hora muerta
en mi sitio de revelación.

Turgentes están las entrañas,
vomitan erupciones
que hacen cauces en las vetustas inclinaciones.

No soy tu principio
ni tu final.
Yo lector, soy el cenit
del susurro de tu prisión,
 soy esclavo de tu proporción plural.
 SUSANA RAQUEL CIPOLLETTI.